GHK

Gestión de Residuos de Gipuzkoa

Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR

GHK

Noticias

El Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG-1) entra en la última fase de instalaciones con la llegada de sus principales equipos e infraestructuras

Las obras finalizarán antes del verano de 2019 y, tras el período de pruebas, el CMG comenzará a funcionar en otoño

Se  ha iniciado la instalación de la turbina que generará 180.000 MWh/año, energía eléctrica suficiente para abastecer a 45.000 hogares.

El sistema de depuración de gases se encuentra también en fase avanzada de instalación y permitirá reducir las emisiones a menos de la mitad de lo exigido por la normativa europea.

El presidente del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa y diputado de Medio Ambiente, José Ignacio, y el director general de GHK, César Gimeno, han visitado las obras de la primera fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG-1) que entran en su recta final. En estos momentos, se están instalando los últimos equipos, concretamente, la turbina de vapor y el sistema de depuración de gases, ambos, elementos clave para la transformación de los residuos en energía eléctrica y para reducir al máximo la emisión de contaminantes cumpliendo con holgura la normativa europea vigente. De esta manera, la ejecución de las obras del CMG-1 cumplen con los plazos de construcción establecidos.

Las obras se están desarrollando según el calendario inicial y la previsión es cumplir con los plazos contemplados en el proyecto y que la instalación al completo esté funcionando, tras el correspondiente período de pruebas, en octubre de 2019; el fin de obra se prevé para junio de 2019. La parte correspondiente a la planta de Tratamiento Mecánico Biológico se finalizará con anterioridad y se espera que pueda comenzar a recibir residuos en marzo/abril de 2019, desde estas fechas la instalación estará parcialmente operativa.

Con la puesta en marcha del Complejo Medioambiental en 2019, Gipuzkoa contará con un centro de vanguardia para el tratamiento de sus residuos, con una gestión transparente y con el control público del Consorcio de Residuos.

Turbina de vapor

La turbina es uno de los equipos más importantes con los que contará el CMG-1, siendo un elemento clave de la infraestructura que culminará sus instalaciones. El núcleo de la Planta es la transformación de la energía térmica producida durante la incineración de residuos en vapor de proceso, que a su vez se transforma en energía eléctrica por el conjunto de la turbina de vapor / generador instalado. La turbina recibe el vapor a 420º C y tiene la capacidad de generar una potencia de 29MW; en su operativa normal se prevé una generación anual de 180.000 MWh/año.

La turbina instalada en el CMG-1 es de la marca SIEMENS líder mundial en este tipo de equipamientos. Gracias a la exportación de electricidad eléctrica generada mediante este grupo turboalternador, el CMG-1 será capaz de proporcionar la energía eléctrica suficiente para abastecer a más de 45.000 hogares o, lo que es equivalente, para cubrir las necesidades de más de 100.000 personas.

Sistema de depuración de gases

El sistema de depuración de gases permite mejoras muy importantes en las emisiones, destacando una reducción del 70% de las emisiones de dioxinas que fija la normativa europea. Es decir que, como máximo, la planta emitirá un tercio de las dioxinas permitidas por la normativa. La tecnología empleada hace posible que el nivel de exigencia y garantías aplicado en el CMG, sea mucho más exigente que el que fija la norma para otro tipo de industrias. Así, por ejemplo, en partículas totales las emisiones del centro serán 15 veces menores que las que la normativa permite para una cementera, 10 veces menor que las autorizadas para la siderurgia o 75 veces menores que las aplicadas a la industria química.

El sistema de depuración de gases ha sido suministrado por la empresa Boldrocchi (empresa italiana) que dispone de una amplia experiencia en la implantación de este tipo de equipos e incorpora al proyecto del CMG-1 la tecnología más avanzada en este área. Dispone de dos líneas independientes de depuración de gases de combustión, estando cada una de ellas asignada a una unidad de incineración.

Poniendo el foco principal en obtener las más bajas emisiones y lograr una alta eficiencia energética, se ha escogido un sistema de dos etapas seguidas una de la otra cuando lo normal es que con una única etapa se consigan los límites de emisión establecidos en la Autorización Ambiental Integrada. Las etapas que se llevan a cabo en cada una de las líneas son:

  1. Neutralización de los gases ácidos mediante bicarbonato seco.
  2. Filtro de mangas 1 para eliminación de partículas.
  3. SCR (Reducción catalítica selectiva de los NOx de acuerdo a sus siglas en inglés).
  4. Neutralización de los gases mediante cal u adición de carbón activo.
  5. Filtro de mangas 2 para la eliminación de partículas.

Gracias a la mencionada redundancia (neutralización de gases y eliminación de partículas)  las emisiones esperadas están por debajo de aquellas requeridas tanto por la Norma Europea, como por la Autorización Ambiental Integrada. El hecho de que el sistema cuente con dos etapas de absorción  y que en esa segunda etapa el carbón activado reaccione en su temperatura óptima hace de las emisiones de metales pesados, dioxinas y furanos sean mucho menores que en los demás sistemas convencionales.

Asimismo, el hecho de que el sistema cuente con 2 etapas de filtros de mangas hace que las emisiones de partículas sean mucho menores que con las demás alternativas. Al mismo tiempo el diseño contempla el máximo aprovechamiento energético de los gases de combustión y la minimización del consumo de reactivos. Este diseño produce, a su vez, la menor cantidad de residuos del tratamiento de gases de entre todas las tecnologías disponibles actualmente.