GHK

Gestión de Residuos de Gipuzkoa

Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR

GHK

Gipuzkoako Konposta

Compost elaborado en Gipuzkoa - 100% orgánico, 100% Gipuzkoa

Venta de compost

Tenemos un excelente compost que puede ser usado como abono de jardines públicos, paisajismo, restauración de suelos degradados, recuperación de superficies denostadas, preparación del terreno para implantaciones de césped, etc.

Póngase en contacto con nosotros para solicitar más información sobre Gipuzkoako Konposta, así como para reservar la cantidad de compost que precise. Recomendamos que realice su reserva con antelación suficiente, a fin de asegurar la disponibilidad de lotes en las mejores condiciones de maduración.

Atención al cliente

Horario de la Planta de Compostaje de Lapatx:
De lunes a viernes, de 08:00 a 13:00 y de 15:00 a 17:00.
Durante el mes de diciembrese atenderá en horario de mañana. De 08:00 a 13:00.

Horario de la Planta de Compostaje de Epele:
De lunes a viernes, de 07:00 a 14:00.
El transporte del producto será a cargo del solicitante.

Atención al cliente:
943 504950 / 659 77 37 20 (Iñigo Cousillas)
Reservas: gipuzkoakokonposta@ghk.eus

Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa

Gipuzkoako Konposta

Polígono Ibaiondo 27-3º.
20120 – Hernani

Tel.:  943 50 49 50
Fax.: 943 50 49 49
www.ghk.eus

 

Comercialización

  • A granel, a razón de 30 €/tonelada + IVA.

Hasta la puesta en marcha de la nueva Planta de Compostaje de Epele, las expediciones del compost se seguirán efectuando en la Planta de Compostaje de Lapatx.

Cierra el ciclo de la materia orgánica

El compost elaborado a partir de los restos orgánicos que se generan en las cocinas de nuestros hogares permite devolver a la tierra, en forma de abono natural, lo que antes ha surgido de ella. Así se cierra el ciclo de la materia orgánica.

El compost es el resultado del proceso natural de la descomposición de los alimentos por bio-oxidación. Es un recurso 100% orgánico muy valioso, que tiene diversos usos en jardinería, agricultura y obra civil, así como múltiples beneficios económicos y ambientales.

Con la separación y reciclaje de los residuos orgánicos mediante el compostaje, reducimos de forma considerable la cantidad de residuos urbanos a tratar.

Gipuzkoa está realizando un importante esfuerzo por recoger la materia orgánica de forma separada del resto de los residuos, afrontando de manera responsable el problema de la basura. Esa materia prima –25.362 tn en 2014–, junto con material estructurante procedente de restos de poda, se transforma en compost en la planta de Lapatx (Azpeitia) del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa. Este compost se comercializa bajo la marca Gipuzkoako Konposta.

Gipuzkoako Konposta es un producto higienizado y estabilizado, obtenido mediante descomposición biológica y aeróbica en condiciones controladas, por lo que se asegura la eliminación de agentes patógenos y semillas de malas hierbas.

Está acreditado como compost de Calidad A+ (1) y cuenta con la correspondiente autorización Sandach (2). Antes de fin de año estará en funcionamiento la nueva planta de compostaje de Epele (Bergara), dotada con la tecnología necesaria para obtener el Label de Calidad de European Compost Network (ECN), así como el Sello Ecológico de la Unión Europeapara Gipuzkoako Konposta.

(1) Compost de calidad A: Certificación reconocida porla Direcciónde Calidad Alimentaria del Departamento de Medio Ambiente, Política Territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco.

(2) Autorización SANDACH: Autorización reconocida porla Direcciónde Calidad Alimentaria del Departamento de Medio Ambiente, Política Territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco, para la gestión de subproductos de origen animal no dirigidos al consumo humano.

Usos, funciones y beneficios del compost

Gipuzkoako Konposta puede ser utilizado tanto en agricultura como en jardinería y obra civil. Por eso es un producto de especial interés para los Ayuntamientos de nuestro territorio.

Además de su uso por parte de las administraciones locales, el compost resulta un producto óptimo para ser empleado en agricultura convencional y ecológica, jardinería, invernaderos, árboles frutales, plantas ornamentales…

Igualmente se recomienda utilizarlo en superficies forestales no naturales y en los planes de reforestación de superficies quemadas, tierras de cultivo abandonadas, o zonas dañadas por vertidos industriales.

La función del compost es doble: por una parte, actúa sobre el suelo como enmienda orgánica, y por otra, sobre los cultivos como abono orgánico y componente fértil del sustrato.

En cuanto a sus beneficios, el compost aporta los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas y mejora las condiciones del suelo.

  • Mejora las condiciones físicas: favorece la estructura y aireación del suelo, aumenta la retención de agua y el drenaje, facilitando la respiración de las raíces y de los microorganismos.
  • Mejora las condiciones químicas: aumenta la capacidad amortiguadora del pH y contaminantes, retención de nutrientes y contribuye a combatir el cambio climático. Además, reduce el consumo de pesticidas y fertilizantes minerales y actúa como sumidero de carbono.
  • Mejora las condiciones biológicas: aumenta la biomasa y la actividad microbiana, así como la biodiversidad del suelo.

Mediante el uso del compost conseguimos, además, un aumento de la fertilidad de la tierra, un ahorro del agua de riego, menor consumo de productos fitosanitarios, una disminución de las emisiones de CO2  y gases de efecto invernadero, y una protección frente a la erosión.

  Composición media
Nitrógeno total (N) 2,3%
Nitrógeno orgánico (N) 1,8%
Pentóxido de fósforo (P2O5) 2,1%
Óxido de potasio (K2O) 1%;
Materia orgánica 36,2%
Carbono Orgánico (C) 21%
Ácidos húmicos 10,1%
Relación C/N 9,1
Humedad (min-max) 30%-40%
Conductividad eléctrica (dS/m) 5,8
pH 8,4
Granulometría Cribado en malla de 15 mm
Clasificación del compost en virtud de su contenido en Metales Pesados CLASE A, mínimo contenido de metales pesados.

Compost como solución a los problemas de la tierra

El suelo cultivado intensivamente está sometido a una progresiva disminución del nivel de humus, causando problemas como la erosión acelerada, la pérdida de las propiedades físico-químicas y biológicas y la disminución de la fertilidad del suelo. El suelo fértil no es un recurso renovable, y la aportación de materia orgánica contrarresta todas estas pérdidas y deficiencias.

Actúa sobre los cultivos aportando los nutrientes necesarios para el desarrollo biológico del vegetal, ayudando a su desarrollo y previniendo la aparición de enfermedades carenciales en los cultivos, así como mejora la resistencia del suelo y el cultivo a plagas y vectores infecciosos.

En suelos de Gipuzkoa el compost ayuda a mejorar la actividad microbiana del suelo. A su vez ayuda a inhibir enfermedades de raíz en los cultivos. Otro aspecto importante es que facilita los movimientos del agua y aire en el suelo.

En general, la aplicación de compost maduro a dosis moderadas provoca tanto a nivel de campo como de invernadero, aumentos considerables de los rendimientos de cosechas de diferentes cultivos, y permite prevenir los efectos de enfermedades provocadas por hongos.

Aplicación del compost

El compost no es un sustituto de la tierra. A pesar de su forma y color que se asemeja mucho a ella, no debemos utilizarla como tal. El compost es una enmienda orgánica con poder fertilizante que hay que utilizarlo en unas cantidades adecuadas a las necesidades del cultivo. Para ello, es necesario hacer un análisis del suelo y en función del resultado realizar las aportaciones necesarias. Enviando una muestra de tierra a laboratorios especializados (por ejemplo, al Laboratorio Agroambiental FRAISORO, de la Diputación Foralde Gipuzkoa: http://www.fraisoro.eus/ Tel. 943 691 064), se puede conocer las necesidades del compost del suelo.

Dependiendo de la composición del terreno, se aplicará el compost según una dosificación precisa, aunque las más usuales son las siguientes:

Uso Cantidad Aplicación
Como norma general

3 kg/m2

(=una capa de 5 mm)

Una vez al año, o cada dos años, según valor agrónomo de la tierra, en otoño o primavera, enterrándolo superficialmente (5-15 cm) y mezclándolo adecuadamente con la tierra.
Árboles ornamentales   Según porte, alrededor del cuello. En invierno. Anual o bianual.
Plantas ornamentales en tiesto Hasta un 25% del volumen de la maceta enriquecer con compost. En cada nueva plantación, bien mezclada con la tierra.
Implantación de césped en jardines 6 kg/m2 Antes de la siembra, aportando 3 kg/m2 de compost cada dos años.
Mejor resultado mezclado al 50% en volumen con arena silicea.
Viticultura 3 kg/m2 Repartidas en hoyos de unos 20 centímetros entre las cepas y luego enterradas, después de la recolección y antes de la aparición de las primeras yemas.
Praderas y cultivos de forraje 4 kg/m2 En general, a finales de invierno o previo a la siembra.
Recuperación de suelos degradados Entre 6 y 12 kg/m2 Mezclar el compost con la capa superficial de tierra (15 primeros centímetros).

También es interesante señalar la posibilidad de utilizar el compost en las superficies forestales no naturales, y en los planes de reforestación tanto de superficies quemadas, tierras de cultivo abandonadas, recuperación de zonas dañadas por vertidos industriales, etc... lo que ampliaría el mercado de este producto a valores muy importantes.

Testimonios

El Compost de Biorresiduos, por sus características técnicas, es muy adecuado para los suelos ácidos y el clima lluvioso de Gipuzkoa. Especialmente destacaría su pH ligeramente alcalino, su elevado contenido en fósforo disponible, su riqueza en oligoelementos y en sustancias húmicas y su capacidad de intercambio catiónico. Por todo ello  es un revulsivo para la activación biológica de nuestros suelos. Es una opción ampliamente estudiada, segura, sostenible y económica, por lo que hace años que es el único abono que utilizo en mi propia huerta particular.

Inazio Irigoien. Profesor Agronomía. Departamento Producción Agraria. Universidad Pública Navarrra.

La elevada calidad de la fracción orgánica recogida selectivamente en Gipuzkoa permite que mediante sistema sencillos, pero eficientes, se pueda producir un compost que cumpla las máximas exigencias normativas en cuanto a su calidad. De esta forma, de lo que antes era un residuo problemático, se está obteniendo un recurso orgánico que, aplicado de manera correcta, reporta importantes beneficios ambientales, sociales y económicos al medio.

Ramón Plana, Dr. en Biología. Consultor en Tratamientos Biológicos de Residuos Orgánicos.

El compost producido en la planta de compostaje de Lapatx está siendo analizado en el laboratorio Agroambiental de Fraisoro, de Diputación Foral de Gipuzkoa, de forma continuada. Es un producto que tiene buenas características como abono orgánico y enmienda de suelo. Hemos realizado varios estudios de aplicación de este compost y la aplicación más espectacular es la de recuperación de suelos degradados y en la implantación de cultivos arbóreos.

Domingo Merino. Director del Laboratorio de Fraisoro