GHK

Gestión de Residuos de Gipuzkoa

Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR

GHK

Noticias

El Consorcio aprueba abonar los servicios que el Complejo Medioambiental de Zubieta preste durante la emergencia sanitaria

La declaración del Estado de Alarma para hacer frente a la situación de emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, ha provocado la necesidad de que los residuos sean tratados en el CMG-1 para ajustarse a las directrices establecidas por las autoridades sanitarias y el Ministerio de Transición Ecológica.

Esta situación ha determinado que, a pesar de estar vigente el período de pruebas, el Consorcio de Residuos adopte la decisión de abonar los servicios que la empresa concesionaria preste durante el período de emergencia sanitaria para garantizar la cobertura del servicio.

José Ignacio Asensio: “Gracias a esta decisión, garantizamos la cobertura del servicio de tratamiento de residuos y que el concesionario puedan realizar los pagos a los trabajadores y a los proveedores con absoluta normalidad”.

La Asamblea del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa, celebrada hoy, ha aprobado  la modificación del contrato del Complejo Medioambiental de Zubieta con un 65 % de los votos de la Asamblea. La declaración del Estado de Alarma para hacer frente a la situación de emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, ha ocasionado que la sociedad concesionaria, Ekondakin, no haya podido finalizar todavía determinadas pruebas y actuaciones de ajuste final del CMG-1, dadas las especiales circunstancias de este período.

En este marco de excepcionalidad, el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa requiere continuar con la puesta en marcha en pruebas del CMG-1 para asegurar el tratamiento de residuos urbanos de Gipuzkoa, como el medio más adecuado para dar cumplimiento a los criterios establecidos por las autoridades de salud pública y el Ministerio de Transición Ecológica. Con esta finalidad, se ha acordado establecer un período de pruebas extraordinario para garantizar la cobertura del servicio de tratamiento, manteniendo controlados los parámetros técnicos, medioambientales y de seguridad. La puesta en marcha en periodo de pruebas extraordinario del CMG-1, requiere tramitar una modificación contractual para regular las obligaciones de las partes así como el régimen de pagos al concesionario en este periodo extraordinario de pruebas. Para ello se ha basado en tres informes, un informe técnico, un informe jurídico y otro de fiscalización.

Esta modificación del contrato no altera las condiciones esenciales de la licitación y adjudicación, y se limita a introducir las variaciones estrictamente indispensables para responder a este periodo de Estado de Alarma. Durante el periodo de pruebas extraordinario del CMG-1, el pago por disponibilidad mensual en la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB) será de 637.115 € (más IVA) y en la Planta de Valorización Energética (PVE) de 1.273.847,89 € (más IVA). Como se da la circunstancia de que la PVE no puede tratar el 100% de los residuos durante este periodo de prueba extraordinario, la cantidad citada se ajustará con el porcentaje de toneladas efectivamente aceptadas respecto al total de toneladas reales a tratar.

Adicionalmente a los indicados, se realizará un pago por tonelada tratada (PPT) en función del volumen de toneladas aceptadas y tratadas en la TMB con una tarifa de 4,04 € / tonelada (más IVA) y en la PVE con una tarifa de 12,33 € / tonelada (más IVA). Para periodos inferiores al mes, los pagos por disponibilidad se periodificarán por días.

José Ignacio Asensio, presidente del Consorcio y diputado de Medio Ambiente, ha señalado que “gracias a esta decisión, garantizamos el servicio de tratamiento de residuos y evitamos problemas económicos al concesionario para que puedan realizar los pagos a los trabajadores y a los proveedores con absoluta normalidad”.

En caso de que en algún momento a lo largo del periodo de pruebas extraordinario dichos controles y condiciones de seguridad no se cumplieran adecuadamente, el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa podrá ordenar el cese de las pruebas hasta que se tomen las medidas adecuadas que aseguren su cumplimiento y se suspenderán los pagos correspondientes.